Gente Maja

sábado, 5 de junio de 2010

El demonio es una mujer (The devil is a woman, 1935)

O España "Made in Hollywood".

Podría decirse que en la película de hoy Marlene Dietrich está más sexy y glamourosa que nunca (que ya es difícil), elevando el papel de femme fatale a la categoría de arte. Jamás había visto un traje de flamenca, un mantón de manila, unas peinetas, y una mantilla mejor llevadas, y es que la alemana más famosa del mundo podía hacer que el día se fundiese con la noche.

Durante las fiestas del carnaval en una ciudad de Andalucía en el año 1890, Antonio Galván (César Romero) conoce a una misteriosa dama llamada Concha Pérez (Marlene Dietrich) empleada de la fábrica de tabacos y de la que pronto se enamora. Al mismo tiempo, Concha seduce y ridiculiza a don Pascual, o como ella le llama, "Pascualito" (Lionell Atwill), un oficial de la guardia civil que intentará quitarle al joven Antonio la idea de llegar a algo más con Concha, pues ella es la mujer más peligrosa de la que se ha enamorado...

Desde sus inicios, el cine mostró una España de peineta y bata de cola; mantón, clavel y pandereta; toros, toreros y mantillas; y a los españoles aún hoy somos representados como morenos de piel oscura y muy pasionales... y lo cierto es que las vestimentas de torero y flamenca resultan muy sensuales a nivel internacional.
España era un país exótico, y España equivalía a Andalucía... ¿y cuál es el mito andaluz más extendido? El de una mujer de rompe y rasga a lo "Carmen" (mito muy querido por la industria del cine en USA).
La película que nos ocupa hoy no sería la primera ni la última de esta temática, tanto es así que, tanto en 1922 como en 1941 se llevó a la gran pantalla Sangre y arena, basada en la novela del escritor valenciano Vicente Blasco Ibáñez (y más tarde se realizaría otra otra versión en 1989). De nuevo, y esta vez en 1948, Rita Hayworth, volvería ameterse en la piel de una belleza andaluza que trae a los hombres de cabeza en Los amores de Carmen. La mismísima Greta Garbo debutó en Hollywood con otra obra del novelista español El torrente, basada en el libro Entre naranjos. Y en 1971, Luis Buñuel dirigiría Ese oscuro objeto de deseo.

Pues bien, von Sternberg decidió rodear de todo ello a la diva Marlene Dietrich en la que sería su última colaboración. Previamente ya se habían paseado por Marruecos (Marruecos, 1930), China (El expreso de Shangai, 1932) o Rusia (Capricho Imperial, 1934), todos ellos países de un gran exotismo y poder de fascinación, y España, según el genio alemán, era el lugar ideal para su despedida con su valioso descubrimiento, aquel diamante que había descubierto y había pulido él mismo... Marlene Dietrich.

Al igual que en otras ocasiones, la veracidad histórica y el entorno realista no era lo más importante para el director germano, ante todo, él amaba el barroquismo y lo artificial por encima de todas las cosas, y Dietrich lo representaba de pies a cabeza.

Basada en la novela francesa de Pierre Louÿs La femme et le pantin (La mujer y el pelele), al igual que en Carmen, protagonista es una belleza española castigadora.
La II República española ordenó y obligó a la Paramount, tras manifestar públicamente su enfado y descontento, a destruir todas y cada una de las copias de la cinta, pues de lo contrario se encargarían de boicotear cualquier película del estudio. Dicho y echo. El estudio se bajó los pantalones y destruyó todas las copias existentes... ¿o no?
Y es que nuestra alemana favorita, irreverente e indomable como siempre, consiguió hacerse con una copia y la guardó en su casa, y es esa la que ha llegado hasta nuestros días. La actriz la sacó a la luz en 1959, cuando se programó una retrospectiva del director.
Si no llega a ser por Marlene Dietrich jamás hubiésemos podido disfrutar de esta película. Un estudio entero se atemoriza, y una sola mujer se burla de las estúpidas imposiciones de un gobierno entero... solo ella podía hacerlo.

Como ya he dicho anteriormente, esta es la última colaboración del tándem alemán: tras el fracaso de la sibarita Capricho Imperial, Paramount decidió prescindir de los servicios del director, ya que las películas resultaban extremadamente caras y poco comerciales, pero no de Marlene.
Cuando Dietrich se enteró que el director debía abandonar el estudio, la primera reacción de la diva alemana fue retirarse con él, con él había llegado a Hollywood y él le gestionó su carrera de tal modo que no tuviese que preocuparse absolutamente por nada. Pero Josef von Sternberg se lo impidió rotundamente.
Durante el rodaje de The devil is a woman, Marlene Dietrich estuvo muy nerviosa, y hasta el último momento tuvo la esperanza de que la película fuese un taquillazo de tal calibre que Paramount volvería a contratar a su mentor. Además se sentía muy insegura, pues ella no daba el perfil de española. Al hilo de esto último os contaré dos anécdotas del rodaje: por ejemplo, que Marlene Dietrich se ponía vaselina en el pelo para que pareciese más oscuro, a lo que Sternberg le dijo "¿Es que en España no hay rubios?; la otra, que Marlene se puso unas gotas en los ojos para que se le dilatasen las pupilas y así sus ojos parecerían más oscuros, sin embargo, cuando llegó el momento de rodar una escena en que ella tenía que liar un cigarrillo y para su sorpresa ¡no veía nada!, el director se enfado con ella y le dijo que con unos simples juegos de luces sus ojos serían los más oscuros y españoles del mundo.

Importantísimo es de destacar el vestuario (diseñado por Francis Banton), la dirección de arte, y la iluminación y la fotografía (como en todas las películas del alemán).
La fotografía, fue galardonada con el premio a la mejor fotografía en el Festival de Cine de Venecia.

Marlene Dietrich confesó una vez que esta era su película favorita y en la más bella se había visto.

El reparto que la acompañó no era para nada espectacular y aunque no está mal, podemos decir que está y punto... pero eso en parte es porque nadie, absolutamente nadie, puede hacer sombra a la diosa alemana Marlene Dietrich.
Un beso, y hasta la próxima entrada corazones.

8 comentarios:

troyana dijo...

Afortunadamente,siempre hay alguien que se salta las normas,especialmente,cuando las normas no tienen sentido.Me encanta esa rebeldía de Marlene guardando una cinta:)
bss

Irene dijo...

¡Qué interesante la historia de esta película! No tendrá veracidad alguna y estará llena de tópicos, seguramente, pero no esperamos otra cosa, eso y ver a la Dietrich, que es una de esas actrices que sólo con su presencia ya justifica ver la película, tan divina y fantástica ella. Me ha entrado una gran curiosidad por verla.

Bruja Truca dijo...

No he visto la pelicula pero me han encantado las anécdotas. Marlene podría ser superficial pero de tonta no tenía un pelo. Seguro que salvó la pelicula porque se veía guapísima, pero mira, al menos la salvó xD
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Desde luego la historia que rodea a esta película es magnífica y la desconocía hasta ahora. Marlene no me parezca nada creíble como española pero barroquismo sí que encierra yt como es lo que quiso representar el director pues ahí está. Magnífica entrada.

Las casualidades en los blogs se suceden que es una barbaridad. Acabo de escuchar la canción Lili Marleen interpretada por Marlene Dietrich en una magnñifica entrada del blog 39escalones.wordpress.com
No tiene desperdicio, lo recomiendo.

almalaire dijo...

Bellísima Marlene. El tipo de andaluza no lo dará, pero el de femme fatale...No tenía ni idea de que el gobierno de la II República hubiera amenazado a la Paramount y el hecho de que la Paramoun accediera a sus exigencias me sorprende todavía más.
Por cierto que coincido con Bruja Tuca, si Marlene salvó la película fue porque se encontraba espectacular;)

White Gold dijo...

Hola a todos!!!

Troyana y almalaire, cuando leí lo de la II República pensé ¿no había cosas más importantes de las que ocuparse? Ella era una femme fatale en su día a día.

Irene, has dado en el clavo, Dietrich con su sola imagen en pantalla hipnotiza al espectador, y si sale así de radiante, imagínate. Por lo demás la película está llena de topicazos.

Bruja, coincido contigo en que de tonta no tenía un pelo, de echo creo era muy larga... quizá la guardó de recuerdo por ser su última colaboración con su descubridor...

Marcos, gracias por recomendarnos la entrada de Lili Marleen, es maravillosa, y me encanta esa canción en la peculiar voz de Marlene.

Gracias a todos!!!

ANRO dijo...

Amigos, en mi blog aparece una entrada vuestra que anuncia "2oo1 una odisea del espacio". No hay forma de conectarla.
De todas formas no lo lamento dado el glamour de este "demonio convertido en mujer". Las fotos son impagables el "Spain made in Hollywood" una gozada kitsch llena de un barroquismo delirante.
Un placer reencontrarse con los amigos
Un abrazote.

White Gold dijo...

Hola Anro!!! gracias por tu comentario!!! verás, es que estaba escribiendo mi próxima entrada (que será 2001 una odisea en el espacio) y le dí si querer donde pone "publicar entrada" y como unicamente estaba el título y un par de fotos lo borré... :(
Pero estate atento, en un par de semanas la publicaré!!!