Gente Maja

jueves, 24 de junio de 2010

2001: Una Odisea en el Espacio (2001: A Space Odyssey, 1968)


Me encanta esta película, lo reconozco. Tras Eva al desnudo es mi favorita. Aunque también tengo que deciros, para ser totalmente sincero, que no sabía si escribir sobre ella, porque por todos es sabido que a pesar de que el guión de la película es escaso, es imposible resumirla en unas cuantas líneas. Su trama argumental es maravillosa a la par que enrevesada, sensacional a la vez que densa. Y por eso la amamos.
La película, y su director, no intentan dar respuestas a nadie, de echo, creo que dejan más interrogantes: mirad que la he visto veces, y a día de hoy, no he sacado nada en claro aún. Y por eso la amo.

Muchos dirán que Kubrick quiso jugar a ser Dios al hacer esta película, pero hay que reconocer que dedicó cinco años de su vida este film sin precendentes en la historia del cine: estaba planteada como un gigantesco enigma, de dimensiones titánicas... y no es que el director jugara en otra liga, es que él es otra liga.



"Si alguien entiende la película en su primer visionado, es que hemos fracasado", Arthur C. Clarke.


Basada en la novela de Arthur C. Clarke, El Centinela (1948) y publicada en 1951 en la revista Diez historias de fantasía, este film de ciencia ficción aborda temas tan diversos como son la evolución humana, la tecnología y la inteligencia artificial y la vida extraterrestre.
Como características principales de la cinta encontramos el uso mínimo del diálogo (y sin embargo su guión estuvo nominado al Oscar), de echo de las dos horas y veinte minutos que dura la película (y en principio debía haber durado veinte minutos más), únicamente, en cuarenta está presente el diálogo.
Abundan también las imágenes surrealistas y ambiguas, así como la banda sonora, con la archiconocida canción, gracias a esta película, Así habló Zaratustra, y El lago de los cisnes.




"Traté de hacer una película y una experiencia visual que trascendiera las limitaciones del lenguaje y penetrara directamente al subconsciente con una carga emotiva y filosófica. Quise que la película fuese una experiencia subjetiva intensamente, y que alcanzase al espectador a un nivel interno de conciencia como hace la música", Stanley Kubrick.


La película se estructura en tres partes:

  1. El amanecer del hombre.
  2. Misión a Júpiter.
  3. Más allá del infinito.

El amanecer del hombre.

El albor de la Humaniad. La secuencia inicial del film es una bellísima imagen de La Tierra ascendiendo sobre la Luna, y el Sol a su vez sobre La Tierra en una perfecta alineación mientras suena la canción de Johan Strauss Así hablo Zaratustra. A continuación, se observa un grupo de primates conviviendo de forma pacífica. Después, uno de los miembros del grupo es atacado por un leopardo y muere, también vemos como dos grupos de primates luchan, aunque sin llegar al contacto físico, por la supremacía de una charca de agua.
Este grupo de homínidos teme a la noche y duerme de forma nerviosa. Una noche, uno de los primates se despierta y ve un gigantesco monolito, por lo que el grupo se alarma y cunde la confusión y el miedo.

En la siguiente escena, uno de los simios ve en el suelo un hueso y descubre como usarlo como herramienta y arma al tiempo que se suceden flashbacks del monolito: esto da conciencia al antepasado del hombre para usar determinados objetos para determinados fines. Así, en la siguiente imagen, aparecen de nuevo los primates en la charca peleando con otro grupo de monos, y en un momento dado, uno de los homínidos usa el hueso como arma y golpea en la cabeza al líder del otro grupo contrario. El hombre ha aprendido a matar.

Exultante con la victoria, lanza el hueso al aire y de repente se realiza un corte en el que se ve un satélite orbitando en el espacio, concretamente, nos encontramos en 1999.



Misión a Júpiter.

A esta segunda parte le podríamos añadir una subcategoría: TMA-1 y el viaje a la Luna, que además haría las veces de prólogo.
En 1999, el Dr. Heywood Floyd viaja a la Luna desde La Tierra. En el interior de la nave, éste habla con otros científicos de diversas bases y se preguntan sobre la extraña incomunicación con la base Clavious y sobre una posible epidemia en ella. Una vez en la Luna, descubrimos que el Dr. Floyd viaja para hacerse cargo del descubrimiento de un monoloito enterrado en uno de los cráteres de la Luna, Tycho, y tras varios análisis magnéticos, se llega a la conclusión de que es obra de una civilización extraterrestre, por tanto, una prueba de vida interplanetaria... Pues bien, llegan a la Luna para investigar y se quedan todos maravillados por el monolito; justo en ese momento amanece en la Luna, y cuando el primer rayo de Sol se posa sobre el extraño artefacto extraterrestre, emite un intenso ruido que deja aturdidos a los presentes.

Dos años después, en 2001, viajan a Júpiter cinco tripulantes, tres de ellos en estado de hibernación, y David Bowman y Frank Poole despiertos, todos ellos acompañados de HAL 9000, un computador de última tecnología e inteligencia artificial, que es quien gobierna la nave.
La vida en la nave se presenta bastante monótona hasta que un día, HAL pregunta a David si no tiene dudas sobre la misión y su secretismo, pero cuando éste responde negativamente, la máquina se autointerrumpe y anuncia fallos. Al suceder esto, Bowman sale del Discovery (nombre de la nave en la que viajan) para intentar reparar los fallos del sistema, pero desde un computador gemelo a HAL comprueba que todo está correctamente.

Cuando David regresa a la nave, decide hablar con Poole sobre la posibilidad de desconectar a HAL, para ello se meten dentro de unas naves pequeñas que usan para salir al espacio, sin embargo, el computador logra leer los labios de los tripulantes y enterarse de lo que traman, en una de las escenas más recordadas de la película. Los astronautas llegan a la conclusión de que HAL no es fiable del todo y piensan en reemplazarlo.


HAL vuelve a diagnosticar fallos futuros y esta vez es Poole quien sale de la nave para comprobar todo, pero la máquina provoca la despresurización del traje espacial y lo lanza lejos de la nave al tiempo que provoca la muerte de los tripulantes hibernados. Bowman sale de la nave para recoger a su compañero en una escena sublime de todo este maravilloso film. De regreso al Discovery, HAL le niega la entrada, pero el astronauta logra entrar gracias a su enorme ingenio.

Tas entrar en la nave, Bowman va hacia el "corazón" de HAL y comienza a desconectarlo entre las peticiones de éste que le implora que no lo haga, pero David ignora sus pretensiones y poco a poco saca todas las tarjetas de memoria de la máquina y acaba desconectándola de sus funciones. Una vez a terminado, se pone en marcha una grabación que pone al corriente a David Bowman de la verdadera misión de la investigación: otra señal emitida por TMA-1 (el monolito) en 1999 en una de las lunas del planeta Júpiter.





Más allá del infinito (Si no habeis visto la película, por favor NO LEER)

El monolito, que se encuentra flotando en el espacio, no parece tener actividad alguna, pero al acercarse a él, David comienza un extraño viaje lleno de luz, psicodelia y velocidad...
De pronto, la escena cambia y David Bowman se encuentra en el interior de una nave decorada al estilo de Luis XV y la Francia pre-burguesa. Finalmente, y en una rápida sucesión de acontecimientos, el tripulante se ve a sí mismo cada vez más viejo hasta acabar agonizando en una cama frente al monolito.

Lo siguiente es el final: Bowman se torna en feto y pasa a flotar en el espacio sobre la Tierra, en un final apoteósico, que como en el principio, se narra con la música de Así habló Zaratustra. El comienzo y el fin de los días del hombre interconectados... ¿es o no una obra maestra?



THE END... THE BEGINNING...


Cuando el rodaje de 2001 comenzó, el guión estaba aún inacabado y seguían añadiéndose y quitándose cosas... la cuestión es que debía haber durado doce semanas, pero finalmente duró el doble, lo que creó un ambiente tenso sin precedentes en la Metro Goldwyn Mayer. Sin embargo, el director consiguió acabar la película, y con ella recién salida del horno se dispuso a comenzar con la parte más complicada, ardua y dura: el montaje, que duraría casi dos años.

¿El resultado? Stanley Kubrick revolucionó la visión y la percepción que hasta ese momento existía del Séptimo Arte. Su potencia se antoja irrepetible a todos los niveles, al igual que la voluntad de obligar al espectador a adaptarse a ella y no al contrario.



Resulta imposible hablar de 2001 y no mencionar a Roger A. Caras, que fue quien puso en contacto a Kubrick con Arthur C. Clarke: un día, mientras el director y Caras (por aquel entonces publicista de la Columbia) almorzaban, comenzaron a hablar sobre futuros proyectos de Stanley, y éste le dijo: "Te vas a reír, pero últimamente estoy fascinado con la idea de la existencia de vida en otras partes del universo"; al oír esto, Caras le habló de El Centinela, una novela de Arthur C. Clarke y que podría servirle de inspiración.
El publicista jugó muy bien sus cartas, pues él y el escritor eran amigos, y se comprometió a acelerar los trámites para la adquisición de los derechos de la obra.

Cuando se pusieron a trabajar, el egoncentrismo del autor encajó a la perfección con la capacidad que tenía Kubrick de exprimir el intelecto de todos los que le rodeaban... podemos también decir que la modestia no era una de las virtudes que ambos poseían.




Kubrick necesitaba tiempo (y dinero) para desarrollar la película del modo en que la tenía en mente, y ahí es donde entraba la Metro Goldwyn Mayer (MGM), un estudio descomunal tanto en tamaño como en ambición, y que en esta época experimentaba con nuevos modos y formatos para atraer más y más expectadores.

El mayor avance de la MGM en ese sentido fue el Cinerama. El formato consistía en proyectar las imágenes sobre tres gigantescos paneles con tres cámaras diferentes simultáneamente (y a su vez rodada con el mismo sistema). El único problema era el punto ciego que quedaba allí donde se fusionaban los paneles, pero eso a los espectadores no parecía importarles. Por ello, tanto los ejecutivos de los estudios como los empresarios de las salas de cine apostaron por este formato, y Kubrick, que era más listo que una escopeta, les propuso a los de la MGM que él filmaría su película en Cinerama si ellos financiaban su proyecto. Dicho y echo. Así pues, 2001 nació por y para llenar cines. Lo curioso es que el sistema sería sustituido por uno menos aparatoso preparado para proyectar en 70 milímetros y que llenaba toda la pantalla sin necesidad de las engorradas tres cámaras.

Pero Kubrick dio más de un quebradero de cabeza a la MGM, que en ese momento había perdido mucho dinero tras el fracaso de Rebelión a bordo, por ejemplo, en un principio el rodaje de la película debía haber comenzado el 16 de agosto de 1965, pero no arrancó hasta el 29 de diciembre de ese mismo año... ¿en vísperas de Nochevieja y con la Nochebuena y el día de Navidad recién pasados? Pues sí, a Kubrick las tradiciones del común de los mortales le importaban más bien poco, lo mismo que la palabra "descanso" o las jornadas de ocho horas...




A Kubrick le importaban más bien poco los actores, menos en Espartaco, Senderos de Gloria o El resplandor ( y en las dos últimas sólo brillan Douglas y Nicholson, en la primera, los extras y sus actores principales son más relevantes que en el resto de sus películas). De echo, en esta película, los protagonistas iniciales son unos monos y después van apareciendo una serie de actores que no volverán a aparacer más en todo el film.

Y aquí es donde la MGM encontró otro de los problemas: ningún actor de renombre que estaba disponible quería participar en la película, y todos, absolutamente todos, declinaron la oferta. Se optó por tanto por contratar a intérpretes con poca experiencia y sin problemas de ego, ahora que eso sí, todos ellos con un currículum con el tamaño del grosor del papel de fumar. Los actores "principales" (por decir algo) son Keir Dullea (que interpreta a David Bowman) y Gary Lockwood (Frank Poole). Como curiosidad, en la película también aparece la hija de Kubrick, interpretando a la hija del Dr. Floyd.




La música es básica para la concepción de la película, a destacar Así habló Zaratustra y El Danubio Azul. La conjunción entre lo clásico y lo moderno es lo desconcertante e impactante del film, entre otras cosas, claro está.
Pero Kubrick tenía sus dudas sobre ello, por lo que mandó llamar a Alex North (quien compuso la BSO de Espartaco), que aceptó gustoso el encargo. El disgusto (o cabreo) le vino el día que se estrenó la película y comprobó que las más de dos horas de música que había creado no aparecían en ella.


A finales de marzo de 1968, los directivos de la MGM decidieron comprobar si el dinero invertido repercturía de forma positiva en el estudio, o por el contrario, pasaría a ser un rotundo fracaso, y para ello organizaron una serie de pases previos al gran estreno. El propio Kubrick quiso estar presente en todos ellos para ver con sus propios ojos (y no a través de los de un crítico) las reacciones de la gente. En los Ángeles, New York y Washingtown el silencio al final de los pases parecía augurar un fracaso de dimensiones "planetarias"... pero una semana después la película se estrenó en el resto del país y las cifras cantan por sí solas: 190 millones de dólares de recaudación (recordad que estamos a finales de los 60, si hoy es dinero, imaginad en aquel momento), convirtiéndose así en el mayor éxito de la MGM hasta entonces.


Y es que, como casi siempre, crítica y público viajan en barcos diferentes... aunque también es necesario enmarcar en el contexto social de la época el éxito de la película. La mayoría de las personas que iban a verla eran jóvenes con una ideología de "paz y amor" y el fim se convirtió en un icono de la contracultura y para todos aquellos que veían en esta película un símbolo de rebeldía contra sus padres, que la odiaban.

Para entender aún más la concepción de esta película es muy importante prestar atención a esta respuestas del director en una entrevista que le hicieron:


- ¿Por qué la ciencia ficción? ¿qué le condujo hasta ella?

- Muchos científicos y astrónomos piensan que hay inteligencia más allá de nuestro planeta. Su teoría es que la formación planetaria no fue consecuencia de un accidente sino que siguió un proceso y la vida forma parte inevitable de él [...] así pues la imaginación se desborda cuando piensas cuál sería la evolución de la inteligencia en millones de años. Nuestro Sol no es demasiado viejo, pero en otros planetas la vida, la inteligencia, se creó hace muchísimo tiempo. Ahora bien, lo que realmente me fascina es que tan pronto como tratas de imaginarte la capacidad de inteligencia en el próximo millón de años te das cuenta de que la vida pasará por un millón de escenarios diferentes, Primero, la inmortalidad biológica [...] las experiencias sensoriales y emotivas que viven los seres biológicos, tamién serán experimentadas por las máquinas.

Tendremos un mundo donde las máquinas serán mejores que los hombres porque no estarán limitadas por sus experiencias personales, pero al mismo tiempo tendrán a su disposición todas las experiencias que es posible registrar. en la fase final emergerán entes que tendrán el conocimiento total y que podrán ser transformados en seres de pura energía. Ellos tendrán muy probablemente un poder casi divino: comunicación telepática con el universo entero, dominio absoluto de cualquier materia y la capacidad de hacer cosas que creíamos que sólo Dios podñia hacer. Esto es lo que me fascinó: esta es la película y su razón de ser".



Curiosidades:

  • Las muertes de los seres humanos son tratadas de forma fría, pero cuando HAL es desconenctado, Kubrick narra el momento de tal forma que el espectador llega incluso a sentirse identificado con la máquina, mucho más que con los humanos: HAL muere recordando a su creador y cantando una canción que éste le enseñó (Daisy, Daisy de Harry Dacre).
  • En un principio no iban a ser monos los protagonistas iniciales, sino El hombre de Pekín, por lo que Stuart Freebom y Kubrick idearon la caracterización que ellos creían adecuada: hombres desnudos. Algo que rápidamente topó con la censura del estudio.
  • La película estuvo nominada a cuatro Oscars: director, guión, dirección artística y efectos visuales (categoría en la que resultó ganadora, siendo el único Oscar en la carrera de Kubrick).
  • El coste inicial de la película era de 4,5 millones de dólares, al final fueron necesarios 6 millones más.



Posibles interpretaciones (NO LEER SI NO HABEIS VISTO LA PELICULA):




  • El monolito puede significar un aviso (o centinela) a la civilización extraterrestre que lo colocó sobre la evolución de la inteligencia del hombre.
  • El monolito también puede significar una especie de puerta interestelar que sirve de vía de comunicación que conecta diversas partes del universo.
  • El computador, HAL, se supone que debe ser perfecto e infalible, sin embargo oculta información y presenta una serie de desórdenes psicológicos como megalomanía y egocentrismo, pues piensa que los humanos son imprescindibles y que sólo el puede llevar a cabo la misión: la máquina se revela contra el hombre, su creador.
  • El feto: David torna al estadio vital del desarrollo humano para dar el paso al siguiente estadio en la escala de evolución de la inteligencia humana, siendo de nuevo transformado en vida y enviado a la Tierra esta vez con una mente superior.


2001: Una Odisea en el Espacio no sigue los convencionalismos cinematográficos tradicionales. Muestra una complejidad que se materializa en toda su carrera, pero que aquí alcanza su máxima expresión, brillando más intensamente aún.
Kubrick era ante todo un genio y como tal, a él no le gustaban las respuestas, sino las preguntas.

Un beso, y hasta la próxima entrada corazones.



8 comentarios:

Bruja Truca dijo...

Bua, como te lo has currado, amigo. No he visto la película porque no me llaman la atención las peliculas de ciencia ficción. Pero si he de ser sincera, tampoco me habría imaginado que a ti te entusiasmara una pelicula como ésta. Pues me animaré a verla y ya te contaré.
Mi enhorabuena por la entrada ;)
Abrazos.

Marcos Callau dijo...

Estupendo análisis de una obra maestra sin precedentes White Gold. Es cierto lo que ha dicho Burja...¡menuda currada!. La escena que más me impactó fue la de la desconexión de HAL 9000. Me parece que la película retoma el tema de cómo la máquina puede acabar con el ser humano de manera magistral. Por cierto, ya podrían haberles dejado llamarle IBM, total... no creo que les influyera negativamente a juzgar por el éxito de la cinta.

ANRO dijo...

Amigo White Gold enhorabuena!...Ya lo he dicho varias veces en mi casa y en la de los amigos lo muchísimo que me gusta esta peli. De hecho he escrito dos veces sobre ella, en una ocasión en tres entradas.
Estoy de acuerdo con las claves que das, muy curradas por cierto.
Hablar de esta peli nos llevaría horas y animo a Bruja Truca a que se anime a verla porque lo contrario sería un delito cinefilo.

Si me permites te voy a rectificar un pequeño detalle. La música de "Así hablaba Zaratustra" es de Richard Strauss, que no tiene nada que ver con Johann, quien sí es el autor de "El DAnubio Azul", melodía que suena inmediatamente tras la fantástica elipsis. Perdona pero me rechinaba un pelín.
Un abrazote.

White Gold dijo...

Ey muchísimas gracias a los tres!!! pues si Truca me encanta la peli aunque tengo que decir que la ciencia ficción no me llama mucho la atención, pero esta pelicula no sé... me encanta!!! :)
Marcos, pues por ahí he leído que Kubrick pidió permiso a la marca IBM para llamarlo IBM 9000 pero que le fue denegado, y por ello le puso HAL: H, A, L son las letras que van delante de I, B, M, respectivamente en el abecedario:)
ANRO no me extraña para anda que sea tu peli favorita xq es una joya!!!!! respecto a lo último, gracias por la corrección!! :)

Harpo dijo...

Excelente post que está muy por encima de lo que es la película. La he visto tres veces y el tedio ha sido superior al interés por descubrir lo que quería transmitirme Kubrick. Pero tal vez vuelva a intentarlo. Woody Allen necesitó siete u ocho visionados, y sólo entonces se dio cuenta de "lo insignificante que era como director" al lado de Kubrick. Así que yo, probablemente, necesitaré verla 14 veces. Un saludo.

White Gold dijo...

Hola Harpo!! la verdad es que cuando yo la vi por primera vez tampoco supe que era exactamente lo que estaba viendo... y ahora creo que he llegado a entenderla, y ya ni recuerdo las veces que la he visto!!!!

marian: "Por quien tiemblan las vecinas" dijo...

gra, gran, GRAN PELICULA.

Gracias por el post.

JLO dijo...

esta película es así, puede ser indiferente para algunos pero para el que le gusta, es la mejor película de su vida ja...

Kubrick era un género en sí mismo, en eso estamos de acuerdo...

me paso después a leer las entradas de Chaplin, a tus posts hay que darles una leída larga ja... salu2, buen blog...