Gente Maja

domingo, 28 de marzo de 2010

Encubridora


No soy muy aficionada a los westerns (ni siquiera sé si está bien escrito) pero hoy, amigos, es Domingo de Ramos (ni siquiera sé porqué lo escribo en mayúsculas) y parece que la televisión autonómica ha tenido a bien sacarme de mi sopor.

Justo cuando pensaba que iba a hacer con mi tiempo esta tarde, la televisión ha dicho Marlene Dietrich y el resto ya lo adivinareis. Supongo que muchos entendereis que prefiera ver a la Dietrich antes que a borricas, mulas, seres engominados con cordones de oro y sudor brillante en la cara, seres con tacones, maquillaje a paletadas y camisas dos tallas más pequeña y otras faunas.

Encubridora es una pelicula de Fritz Lang de 1952. Fritz Lang era un director de origen alemán que, cuando Hitler llegó al poder, hizo las maletas dejando a su esposa y todo lo que tenía y huyó a Francia.

Basada en una historia de Sylvia Richards con guión de Daniel Taradash, Encubridora o Rancho Notorius, como se titula en su versión original relata la historia del vaquero Vern Haskell (Arthur Kennedy) cuya prometida es violada y asesinada. Vern se propone , desde ese momento, vengarse del asesino de su chica.

Para ello, tendrá que encontrar un lugar llamado La ruleta de la fortuna (Chuck-A-Luck) una pensión de bandidos y asesinos prófugos de la justicia que regenta una famosa ex cantante de cabaret, Altar Keane (Marlene Dietrich) con el apoyo de su amigo y amante Frenchy (Mel Ferrer)

Tras enterarse de que Frenchy está en prisión el plan de Vern será encontrarlo y que, sin decirle lo que busca verdaderamente, Frenchy lo lleve hasta La ruleta de la fortuna y saldar cuentas con el asesino de su prometida.



No entiendo de westerns, tampoco es que considere que entienda mucho de otro tipo de género de cine, pero de westerns menos, que ésto vaya por delante escudándome de mis opiniones. Pero sin tener claro si la pelicula es una obra maestra del western, como he leido por ahí, tengo que decir que lo he pasado bien viéndola y la he disfrutado.

Reconozco que no es una historia muy original y ese ha sido uno de mis primeros pensamientos, porque la historia del vaquero que venga la muerte de la chica está ya bastante manida, pero la pelicula mantiene el interés e incluso tiene giros inesperados y sorprendentes
Mostrar
(yo creí hasta el final que el asesino de la prometida de Vern era el bandido de los arañazos en la cara, y eso que al principio de la pelicula se ve la cara del asesino.

confieso que pensé hasta el final que el tipo de los arañazos en la cara era el asesino, aún habiéndole visto la cara al principio de la pelicula
En cuanto al reparto, nunca había visto a Arthur Kennedy, no sé si es que éste se dedicó a hacer este género en exclusiva; ni a Mel Ferrer, al que sólo conocía por haber estado casado con Audrey Hepburn. Sabía que era actor y productor, pero nunca lo había visto actuando.

Ambos están muy correctos en sus papeles. Kennedy haciendo un personaje dentro de otro, pues tiene que engañar a todos los bandidos del rancho, consigue una interpretación dura y a la vez emotiva y Ferrer se muestra sobrio y elegante, aunque a veces parece que la cosa no vaya con él, cuando
Mostrar
Altar muere y la expresión de su cara sería la misma si le estuviesen explicando la receta del pollo al chilindrón.

Marlene Dietrich, es su linea de mujer fatal y fria como el hielo, nos muestra aquí que lo mismo se pone un vestido de pluma de avestruz y nos canta una canción al piano que se calza las botas y los vaqueros y es el hombre más hombre del rancho.
Parece que el director supo sacar partido de su ambigüedad.Hay una escena en que le dicen a Frenchy "el jefe te está esperando" y el jefe no es otro que Marlene, con sus vaqueros y sus brazos llenos de grasa.
De esta forma por la noche es una madame a veces meláncolica y femenina y otras veces es la reina del póker y el Jack Daniel's.

Me ha sorprendido Marlene en dos aspectos: la capacidad interpretativa, sin ser ninguna diosa de la interpretación, en lo que se refiere a interpretar tanto un aspecto como el otro de su personaje; y las canciones con las que, no tengo muy claro si nos deleita o nos castiga, pues no le acabo de pillar el gusto a su voz de barítono. Me gusta su voz hablando, pero no cantando. Aunque bien es verdad que al personaje le viene muy bien pues, también es cierto que nadie se imagina a una cabaretera con la voz de María Callas.


De izquierda a derecha: Arthur Kennedy, Marlene Dietrich y Mel Ferrer


Otra de las cosas, aparte de los personajes, que más me han llamado la atención han sido los decorados.
Una vez llegué a temer seriamente que, en una determinada escena, Marlene le diera una patada a un paisaje y mandara al garete todo el "chiringuito" pues, hay una escena en la que es demasiado evidente que lo que mira no es un paisaje, sino un tablón de cartón piedra.

La música, de Emil Newman, amplifica la tensión y las canciones originales de Ken Darby, no os dejarán duda del género de la pelicula. Si llego a cerrar los ojos juraría que me hubiese quitado el sombrero y las botas y hubiese pedido un whisky. Si esto es bueno o malo, lo dejo a vuestro juicio.

En cuanto a la fotografía, como en muchas peliculas en las que sale la Dietrich, abundan los primeros planos de su actriz principal y escasean los medios. Eso sí, consiguieron que Marlene apareciese de perfil ante la cámara.

Hablando de aparecer, no está claro aún que aparezca por aquí otro autor para el blog. Estamos teniendo bastantes dificultades técnicas. Así que por ahora parece que seguiré yo sola.

Disfrutad de las vacaciones, si es que las teneis, o al menos del fin de semana. Para los que no tengan la economía como para irse de vacaciones y tampoco les gusten las cofradias de Semana Santa, viajad a través del cine, como haré yo, que sale más barato y es mejor para los pies, respectivamente.

Un saludo.

3 comentarios:

Completamente Gilipollas dijo...

Fritz Lang... si si. Cada día mejor. Alabo su buen gusto. Para el cine, aclaro!!!

Siempre suyo
Un completo gilipollas

Bruja Truca dijo...

Gracias mi querido G. A mi también me gustan mis gustos, si no, no me gustarían. Nunca me había para do a pensar en algo tan obvio como que me gusten mis gustos.
Un saludo.

Luis dijo...

Leyendo tu anterior comentario me ha venido a la cabeza algo que leí hace tiempo...

"Si soy lo que soy porque soy lo que soy,
y tú eres lo que eres porque eres lo que eres,
entonces soy lo que soy y tú eres lo que eres.
Pero si soy lo que soy porque tú eres lo que eres, y eres lo que eres porque soy lo que soy, entonces no soy lo que soy y tú no eres lo que eres"
(Yasmina Reza)
Salu2