Gente Maja

domingo, 26 de junio de 2011

Luz que agoniza (Gaslight, 1944)




George Cukor dijo una vez que siempre se olvidaba que Luz que agoniza era una pieza teatral adaptada al cine. Argumentaba que el guión era muy hábil, un melodrama puro y simple, dentro de la mejor tradición cinematográfica.

La historia se desarrolla en el Londres victoriano. A George Cukor le hubiese encantado filmar parte del metraje en Londres, sin embargo era inviable trasladarse a Inglaterra en plena II Guerra Mundial, por lo que fue rodada íntegramente en estudio. Es por ello por lo que abundaba la niebla artificial, lo único que no gustó al director. Pero la espesa niebla que se ve en las calles de la capital británica no tiene ni punto de comparación con la niebla que encontramos en la mente del protagonista, Gregory Anton (Charles Boyer), uno de esos tipos encantadores, lobo con piel de cordero, que al llegar a casa cuelgan en el perchero su disfraz y sacan a pasear al monstruo que llevan dentro. Paula (Ingrid Bergman) está tan enamorada de él que prefiere torturarse a desengañarse. Aunque por suerte para ella se cruzarán en su camino Miss Bessie Thawaites (Dame May Whitty) y un comisario de Scottland Yard, Brian Cameron (Joseph Cotten).

Cuando de madrugada, en ese siniestro caserón, las luces empiezan a apagarse y el tintineo de la llama de las lámparas de gas empieza a disminuir, el presagio es de que nada bueno va a ocurrir. Si a ello le sumamos los ruidos en el piso de arriba, los escalofríos de la protagonista son entendibles. Pero nosotros jugabos con ventaja, sabemos más que ella, sabemos lo que ella se resiste a saber: sin embargo ella es tan ingenua y él tan malvado que le hará dudar de sí misma hasta conseguir que roce la locura.





Cuando las llamas de las lámparas de gas comienzan a tintinear, es señal de que la bestia se ha despertado...






Luz que agoniza fue el primer trabajo de Cukor para la MGM tras licenciarse en el ejército. Este director de actrices ya se quedó con las ganas de trabajar con Ingrid Bergman en Un rostro de mujer, que finalmente fue a parar a Joan Crawford.

"Entre toma y toma yo solía ir a charlar con los actores para darles pequeños consejos, quizá un poco de ánimo para ayudarles a mantener la concentración. A la señorita Bergman le comenté un chisme un poco a la ligera y ella me lanzó una mirada... ¡Qué mirada! Acto seguida y con cierta frialdad me dijo: 'Ya me lo habías contado' '¿Ah, sí?' -dije yo, y luego pensé: 'Tendrás que tener más cuidado con esta joven sueca'. Pero luego lo reconsideré y pensé que nada de eso, que sería ella la que tendría que tener cuidado conmigo y acostumbrarse a mi modo de trabajar. Y así lo hizo. Y nos hicimos grandes amigos" George Cukor.


Ingrid Bergman ya había demostrado de sobra lo que era capaz de hacer delante de las cámaras, como en Casablanca o ¿Por quién doblan las campanas?, pero en la débil piel de Paula Alquist es donde realmente demostró lo que era. Y los críticos no tuvieron más remedio que reconocérselo: "La señorita Bergman está soberbia en su delirante papel. Su elegante y emotiva actuación no puede sino encandilar al espectador", Frank Leyendecker, de Film Bulletin; "Ingrid Bergman es una de las mejores intérpretes del panorama cinematográfico, y ofrece la mejor actuación de su carrera hasta la fecha... Bajo el hipnótico embruo de Boyer, se enardece llena de pasión o se queda postrada lánguideciente", Jim O'Connor, New York Journal-American.

A George Cukor tampoco le falló la intuición con Angela Lansbury, que encarna a Nancy, la criada. Se la recomendó John Van Druten, director de esta obra en el teatro, y en esos instantes ella se encontraba trabajando en unos grandes almacenes en plena campaña navideña. Es un personaje muy importante, pues contrasta con la inocente y angelical Paula. Según Cukor "tenía una boca de lo más huraña, y el rasgo de quien está esperando sexo", pero cuando le hizo la prueba de cámara quedó atónito, estaba perfecta.








Con quien también estaba encantado era con Charles Boyer, en su opinión, un actor fabuloso. Ingrid Bergman lo calificó como uno de los hombres más brillantes con los llegó a trabajar. Esta fue la primera de las tres películas en las que trabajaron juntos: la segunda sería Arco de triunfo y la última Nina. Sin embargo esta es la que ella definió como la experiencia de su vida.




Arriba, Ingrid Bergman junto a Charles Boyer. Abajo con Joseph Cotten.




Para finalizar, un par de curiosidades:

- Una primera versión cinematográfica de Gaslight se rodó en el año 39 en Gran Bretaña dirigida por Thorold Dickinson, película que la MGM trató de esconder por todos los medios para que su película no fuese presentada por los críticos como un remake. De echo, en Inglaterra este film se llamó Murder in the Thorton Square.
- Patrick Hamilton, autor de la obra de teatro en la que se basó la película que hoy nos ha ocupado, también fue el autor de La soga, que más tarde Hitchcock llevó al cine.




George Cukor e Ingrid Bergman conversando de forma distendida durante un descanso del rodaje de Luz que agoniza.


Hasta la próxima entrada corazones.



*Información extraída de los textos sobre la película de Julio José Ordavás.

22 comentarios:

Bruja Truca dijo...

No la he visto! pero tengo muchas ganas! sobre todo cuándo has contado lo de la que las luces tintinean cuando la bestia despierta. Me la apunto ya.
Un abrazo!

Bargalloneta dijo...

No sabes los años que llegué a odiar a Charles Boyer por este papel, lo mal que lo hizo pasar a mi Ingrid!!! lo odié de verás..... evidentmente era una grandísimo actor y me reconcilié con él en Descalzos en el parque.
Angela Landbury tampoco quedo bien parada en mi estado emocional.... pero a Miss Fletcher tamibén la llegué a querer con el tiempo, jejejje
besos
Bruja: de obligatoria visión!!!!!

Renata dijo...

a mí no me gusta mucho Ingrid pero adoro a Charles así que tenía q ver esta película y bueno, me encantó, la atmósfera de la peli es muy buena y la historia tmb, con ganas de volverla a ver pronto. Saludos

Manderly dijo...

Grandísima película!!!
Yo también estuve un tiempo 'mirando mal' a Charles Boyer por culpa de este papel. Esto significa que hace un gran trabajo, no?
Ingrid está fantástica!!! Qué manera de estar pendiente de lo que le sucede a esa luz de gas... Sin palabras.
Saludos!

kamikaze dijo...

Que miedo pasé por Dios... La ví de niña y creo que me marcó... Actorazos!

David C. dijo...

estoy apuntando la película, parece buena.

Saraiba dijo...

Es una de esas pelis que se te queda grabada de por vida. Ingrid Bergman esta fantástica! Simplemente, un film imprescindible.

.........LA BUTACA DE SARAIBA........

naná dijo...

me encanta!!
y hace años que no la veo (con que te diga que la tenía en video, creo que está todo dicho)
así que habrá que buscarla en deuvedé para volver a verla!
me encanta el post!!
besos!!

Lala dijo...

Esta peli la tengo comentada en mi blog pero con tu reseña he aprendido cosas nuevas. Gracias por tu aportación. Muy buen post.

Besotes

deWitt dijo...

Poco más puedo añadir a tu brillante entrada, pero aunque ya lo han dicho por aquí lo voy a volver a hacer: BOYER, desde que vi "Luz que agoniza" me sienta mal, jajajajaja! Gran interpretación, sí!!!

Saludos

jesus (of suburbia) dijo...

Puede que el personaje de Boyer sea de los primeros en el ranking de malignos. Es de las que hacen daño por dentro.

Marcos Callau dijo...

Hola White Gold. Tengo muchas ganas de verla después de leerte pues no la conocía. Había oído hablar de ella pero nunca he tenido la oportunidad de verla. Además me gusta la tripleta de actores Boyer-Bergman y Cotten. Un abrazo.

David dijo...

Qué malo y siniestro está Cotten en esta peli y que guapa Ingrid.
Una película buena bastante atípica en el cine Cukor, entre el melodrama y el thriller sobrenatural, se deja ver pero que muy bien.
Ya comente en el blog de Manderly que Amenabar le debía algo a Cukor por esta peli y un poco más a Jack Clayton por "Suspense".
Un saludo Whitegold y felicidades por la entrada.

Isabel dijo...

Yo también le cogí un paquete a Chales Boyer por esta película y creo que en el fondo es un actor que no me essimpático. La Bergman estaba tan maravillosamente vulnerable, enamorada, ciega. Y ese Cuckor era un genio.
Un besito y felicidades por esta maravillosa entrada
Isabelnotebook

Alan Smithee dijo...

Hola,

La ví hace un siglo y la recuerdo mucho porque me encantó. Lo que no sabía es que era el primer papel de Angela Langsbury. Me ha encantado la anecdota!

Buen post

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Hola soy Susan lenox.

Es una de mis películas favoritas y también de mi padre, que adoraba a Ingrid Bergman.
El film, maravilloso bien rodado, la historia sublime y Charles Boyer me encanta, con esa cara de psicópata, intentando volver loca a la dulce y bella Ingrid. Preciosa película.

Anónimo dijo...

Buenas! Sigo vuestro blog desde hace tiempo y me preguntaba si habeis pensado en crear una cuenta Twitter para conectar con vuestro blog y enlazar las entradas desde allí.

Un saludo!

White Gold dijo...

Hola a todos y muchísimas gracias por vuestros comentarios!!!!!!! siento no poder contestaros uno por uno como siempre, pero sigo sin internet y ahora lo estoy usando en casa de una amiga y no dispongo de tiempo. Simplemente mostraros mi agradecimiento!!!!!!!!!! Besos&abrazos a todo@s!!!!

Javi dijo...

Peliculón de Cukor. Menudo personaje Charles Boyer! Atormentado y siniestro; Ingrid Bergman también se convierte en una mujer atormentada; me recuerda algo al papel que hace en Atormentada, de Hitchcock (de las fallidas). Un saludo, Gold

Serch Dietrich dijo...

Muy buena película, muy buenas interpretaciones, aunque me hubiera encantado verla dirigida por Hitchcock. Me quedo con las ganas...

La Bergman está como siempre, muy grande. El momento en que lo descubre todo y se revela es una de mis escenas favoritas.

La Sra. Fletcher, digo, la Sra. Angela Lansbury, también está genial. Dijo que se inspiró en la Bette Davis de 'Cautivo del deseo' y la verdad es que se nota, aunque en ningún momento sea una imitación.

Charles Boyer, como siempre, estupendo y tan gentleman, tan fino...

Y el Sr. José Cottens, muy bien, pero sin destacar mucho. Tampoco es un papel que se preste a más.

Esta es de esas películas que además han contribuído a ampliar nuestro lenguaje, ya que por ella y desde ella, podemos decir que "alguien te está haciendo luz de gas", y eso me encanta, lo mismo que llevar "un Baby Doll" o ponerse una "Rebeca"

Un saludo!

White Gold dijo...

Javi, pues no he visto esa peli de Hitchcock pero pronto procuraré poner remedio a ello. La peli te tiene en vilo toda la peli, pues aunque tengamos más información que la pobre Ingrid, sufrimos con ella al verla enloquecer. Gracias!!!!

Serch Dietrich, cuando la vi también pensé que era muy propia del género Hitchcock y también me hubiese gustado verla dirigida por él, seguro que hubiese torturado más a la pobre Bergman. No sabía la anécdota del personaje de Bette davis en Cautivo del deseo, pero me parece divina.

Sí, es increíble como el cine hace que aumente nuestro léxico. Gracias!!!!

Mario dijo...

Muy buena la reseña, me apunto la película, ya antes sabía de ella pero la tenía olvidada, espero recordarla y conseguirla que me ha gustado mucho lo expuesto. Decir que me encanta Bergman, una mujer deslumbrante que transmite sensibilidad y seguridad al mismo tiempo. También Cukor es un maestro. Espero develar los secretos que se ocultan en esa casona llena de misterio. Se ve que es un gran clásico. Por cierto que linda la fotografía de Chaplin, siempre que la veo no puedo evitar decirlo. Un abrazo.

PD: Quería decir también que me gusta su bitácora y espero compartir más de cine con ambos, los invito a hacerse seguidores de mi bitácora y yo de la suya, lo digo porque me encantaría fraternizar con ustedes, espero se animen y encuentren mi propuesta interesante.

Mario