Gente Maja

lunes, 5 de julio de 2010

Groucho y Yo.


"Estaba paseando por State Street de Chicago cuando una pareja de mediana edad, se acercó y empezó a dar vueltas a mi alrededor. Pasaron ante mí dos o tres veces, examinándome como si yo fuese un ser extraterrestre.
Finalmente, la señora, vacilante, se acercó y me preguntó:

-Es usted, ¿verdad? ¿Es usted Groucho?
Asentí con la cabeza.
Entonces ella me tocó timidamente en el brazo y dijo:

-Por favor, no se muera. Siga viviendo siempre.
¿Quién podría pedir más?."


Así termina la entrañable, ingeniosa, divertida y original autobiografía de Groucho Marx. Una manera muy entrañable y, a la vez, muy adecuada de terminar porque una recuerda esa frase de la mítica canción Dalí, de Mecano, que dice "los genios no deben morir".

Groucho y Yo, es decir, Groucho y Julius Marx, salió a la luz en 1972. El propio Groucho admite al principio que le cuesta a su edad, escribir este libro y que su editor le ha sobornado con 50 dólares y una caja de puros baratos. Y admite que por cada compra debería regalar con el libro cincuenta kilos se semilla de maíz. Y a continuación nos relata la historia de los problemas que tienen los productores de maíz en Estados Unidos. Esto es sólo un ejemplo de como a ti, que estás leyendo el libro, y no tienes ni el más mínimo interés por los problemas que pudiera tener el Gobierno de Estados Unidos por solucionar los problemas del excedente de maíz de los años 70 (ni siquiera te interesa este mismo problema en el 2010) incluyendo posibles soluciones, no pierdes el interés en absoluto por la historia, e incluso te estás riendo.

Tampoco puede decirse que se trate de una autobiografía al uso. Más bien se trata de una recopilación de pensamientos, reflexiones, anécdotas tanto personales como de los Hermanos Marx, más o menos ordenadas en el tiempo, con grandes saltos, y que en la mayoría de los casos, resultan tan disparatadas que parecen (y quizás fueran) de ficción. Pero siempre, contadas de manera ingeniosa y divertida, donde se entremezclan el Groucho familiar, el actor parte de los Hermanos Marx, el incómodo, insumiso, insolente, el Groucho sin pelos en la lengua que todos temían en los clubs en los que dimitía si le admitían como socio.


Pero mejor que siga yo escribiendo es que leais una carta que escribió Groucho a los Warner Brothers tras amenazarles estos últimos con denunciarles si utilizaban el nombre de "Casablanca" en su pelicula "Una noche en Casablanca", pues evidentemente los Warner habían tenido mucho éxito con una pelicula llamada, ¿lo adivinais?, "Casablanca". No tiene ningún desperdicio.

"Queridos Warners:


Aparentemente, hay más de una manera de conquistar una ciudad y de conservarla en propiedad. Por ejemplo, hasta el momento en que nos dispusimos a hacer esta película, no tenía ni idea de que la ciudad de Casablanca perteneciese en exclusiva a los hermanos Warner. Sin embargo, sólo pocos días después de hacer público nuestro proyecto, hemos recibido vuestro largo y amenazador documento legal, advirtiéndonos que no usemos el nombre de Casablanca. Por lo visto, en 1471, Ferdinand Balboa Warner, vuestro tatarabuelo, mientras buscaba un atajo para ir a Burbank, fue a parar a las costas de África y, alzando su bastón de alpinista (que más tarde trocó por cien acciones de la compañía), las llamó Casablanca.


No acabo de comprender vuestra actitud. Incluso aunque proyectéis reestrenar vuestra película, estoy seguro de que el espectador vulgar tendrá tiempo suficiente para aprender a distinguir a Ingrid Bergman de Harpo. Yo no sé si podría, pero desde luego me gustaría intentarlo.


Afirmáis que poseéis Casablanca y que nadie más puede utilizar ese nombre sin vuestro permiso. ¿Qué me decís también de "Hermanos Warner"?. ¿ También lo tenéis en exclusiva? Probablemente, tenéis derecho a utilizar el nombre de Warner, pero, ¿y el de Hermanos? Profesionalmente, nosotros éramos Hermanos mucho antes que vosotros. Realizábamos giras como Los Hermanos Marx cuando la Vitaphone no era más que un sueño en la mente del inventor, e incluso antes que nosotros ha habido otros Hermanos: los Hermanos Smith; los Hermanos Karamazov; y el "Hermano, ¿puede darme una perra gorda?". Originalmente se decía: "Hermanos, ¿pueden darme una perra gorda?", pero esto representaba repartir demasiado una perra gorda, de modo que prescindieron de un hermano, dieron todo el dinero al otro y lo redujeron a "Hermano, ¿puede darme una perra gorda?".


Y ahora, Jack, pasemos a tu caso concreto. ¿Sostienes que el tuyo es un nombre original? Bueno, pues no lo es. Fue utilizado mucho antes de que nacieses. Así, de repente, me vienen a la memoria dos Jack´s; existía el Jack de "Jack Matagigantes", y "Jack el Destripador", que en su época cortó unas cuantas figuras.


En cuanto a ti, Harry, probablemente firmarás tus cheques convencido de que eres el primer Harry de todos los tiempos y que los demás Harry´s son unos impostores. Se me ocurren dos Harry´s que te precedieron. Existieron Lighthorse Harry, de fama revolucionaria, y un tal Harry Appelbaum que vivía en la esquina de la calle Noventa y Tres con Lexington Avenue. Por desdicha, Appelbaum no era demasiado famoso. Las últimas noticias que tuve de él fueron que estaba vendiendo corbatas en los almacenes Weber.


Y ahora pasemos al estudio de Burbank. Creo que así es como llamáis a vuestro feudo. El viejo Burbank ha muerto. Tal vez lo recordéis. Era un gran hombre en un jardín. Su esposa decía a menudo que Luther tenía diez dedos verdes. Debió de ser una mujer muy lista. Burbank fue el mago que entrecruzó esos frutos y vegetales hasta que consiguió que las pobres plantas estuviesen tan confundidas que nunca podían decidir si debían de entrar en el comedor en la fuente de la carne o en la bandeja de los postres.


Eso no son más que conjeturas, desde luego, pero quién sabe... tal vez los descendientes de Burbank no se sientan demasiado dichosos ante el hecho de que una fábrica de películas se haya instalado en su ciudad, se haya apropiado del nombre de Burbank y lo utilice en las portadas de sus películas. Incluso es posible que la familia Burbank se sienta más orgullosa de la patata producida por el viejo que del hecho de que de esos estudios hayan surgido películas como Casablanca o Vampiresas (1931). Tal vez todo esto os parezca una parrafada muy amarga, pero os aseguro que no es éste mi propósito. Quiero a los Warner. Algunos de mis mejores amigos son Hermanos Warner.


Incluso es posible que cometa con vosotros una injusticia y que vosotros, personalmente, no sepáis nada de esta actitud absurda. No me sorprendería en absoluto descubrir que los jefes de vuestro departamento jurídico ignoran esta disputa descabellada, porque conozco a muchos de ellos y son tipos muy agradables, con el cabello negro y rizado, con las americanas cruzadas y con un amor por sus semejantes que supera al del propio Saroyan.


Me da en la nariz que este intento de impedirnos la utilización del título ha sido idea de algún picapleitos tonto que realiza su aprendizaje en vuestro departamento jurídico. Conozco bien el tipo, recién salido de la Universidad, ávido de éxitos y demasiado ambicioso para seguir las leyes naturales del ascenso. Ese individuo siniestro engatusó probablemente a sus jefes, la mayoría de los cuales son tipos muy agradables con el cabello negro y rizado, con las americanas cruzadas, etc., para que trataran de atemorizarnos. Bueno, ¡no se saldrá con la suya! Apelaremos ante el Tribunal Supremo. Ningún aventurero jurídico creará discordias entre los Warner y los Marx. Todos somos hermanos y seguiremos siendo amigos hasta que el último rollo de "Una Noche en Casablanca" acabe de enroscarse en la bobina.


Sinceramente, Groucho Marx. "




Tampoco me puedo resistir a poner el momento histórico en el que Harpo Marx habla



14 comentarios:

David dijo...

Ay! Qué recuerdos. Lei este libro (y otros de Groucho) hace la tira de años (me parece que más de veinte ya). Recuerdo que leí ese en concreto porque lo del maíz me suena, lo de la carta también (aparte la había vuelto a leer), pero sobre todo por ese final de "Por favor, no se muera".
Lo de Bill Cosby también lo había visto hace unos meses por youtube o en algún otro blog. Lo de Harpo no. Y tampoco he leído Harpo habla.
Jo, Bruja... me has llevado de vuelta hasta 3º de Bup y COU. ¡Cómo pasa el tiempo!
Un saludo.

Marcos Callau dijo...

Creo que me apunto este libro com próxima lectura, me apetece mucho. Desde luego no se puede pedir un final mejor que el que reproduces aquí. Ingenioso Groucho Marx. Es video con Bill Cosby es delirante. Lo veo una y otra vez....

almalaire dijo...

GRANDEEEEEEEEEEE

La verdad que era bonita Ingrid Bergman pero ahora no podré volver a mirarla sin pensar en Harpo...

Gracias Bruja Tucca

PEPE CAHIERS dijo...

Un libro extraordinario, que por cierto, sin ser economista, Groucho supo explicar mejor que nadie el crack del 29.

un completo gilipollas dijo...

Mi querida amiga. No sabe lo feliz que me ha hecho este post suyo. De toda la vida soy un admirador del humor de groucho. Supongo que mi blog es un burdo intento del absurdo humor judío que destilaba groucho. Nunca lo consigo, siempre lo intento.
Le recomiendo vivamente "las cartas de groucho" (un sinfín de reír y reír de la primera a la ultima linea).
Alabo su gusto, cada día mas.

Siempre suyo
Un completo gilipollas

♥ Ana ♥ dijo...

Hay gente que sobresale de los demás porque tienen algo especial, son diferentes y extraordinarios. La carta es magnífica, no tiene desperdicio.
El libro lo tengo hace tiempo y aún no lo he leído, no tengo perdón, pero es que tengo tantos en cola que no abarco con todo. Después de tu post lo voy a subir a lo más alto del montón.

Besos brujilla

ANRO dijo...

¡¡¡Fenomenal!!!....Sin desperdicio y con toda la mala leche y con todo el ingenio que una mente preclara puede derrochar.

He leído el libro y se lo recomiendo encarecidamente a todos los que se acerquen a tu casa y no hayan gozado de estos chorros de lucidez cínica.

Un abrazote.

Aitor Maiden dijo...

Genio y figura. Qué manera tan sutil de comparar a Ingrid Bergman con Harpo.

Bruja Truca dijo...

David, que jovencito que lo leiste. Yo he tardado algo más en descubrirlo pero desde luego es un libro que se puede relear tantas veces como se quiera y nunca es tarde para descubrirlo.
Espero no haberte puesto muy melancólico.
Por cierto, al decir lo de "Harpo habla" he recordado que había una autobiografía de Harpo que se llamaba así ¿me engaña la memoria o estoy en lo cierto?
Un saludo.

Marcos, no creí que hiciera ni falta decir que quedaba recomendado. Sé lee estupendamente, es barato... La única pega es que no sea más largo.
Y que decir del video. Sin piedad con Cosby...

Almalaire no sé si me das las gracias irónicamente por estropearte la imagen de Ingrid Bergman de por vida jajajaja.

Pepe, iba a comentar lo del crack del 29 pero me di cuenta que si empezaba a comentar todas las partes buenas casi que tenía que reproducir el libro entero. Genial.

Gracias mi querido Gilipollas. Ya que dice usted que intenta reproducir el humor de Groucho le diré que me acordé de su blog en alguna que otra parte. Y que me lleven a la hoguera si le miento.
Respecto a Las Cartas de Groucho me lo regalaron este año por mi cumpleaños. Pero quiero esperar un poco para leerlo. Dosificado disfrutaré más.
Un abrazo.

Ana, hay gente que tiene un halo a su alrededor, desde luego. Espero que lo leas pronto y ya de paso nos des tu opinión.
Besos.

Anro, desde luego si yo hubiese sido uno de los hermanos Warner (nunca pensé que diría esto) no sé si me habría reído o habría entrado en colera. (Es cierto eso de la mala leche.) O las dos cosas. Como no lo fui me desternillé viva. xD
Y creo que pueden pedirmelo prestado un par de personas humanas. ¿Quién soy yo para guardarmelo para mi sola?
Un abrazote.

Aitor, al final le sacaremos el parecido a Harpo e Ingrid Bermang xD

Un abrazo a todos y gracias.

David dijo...

Estás en lo cierto. De hecho, en mi primer comentario ya te decía que aunque he leído varios de Groucho no había leído Harpo habla.
Un abrazo, Bruja.
PD: Estuve melancólico por unos segundos, luego volví a la realidad, tranquila.

Anónimo dijo...

Estimado blogger, visité tu blog y está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web y asi beneficiar ambos blogs con mas visitas.

Espero tu Respuesta.

Un cordial saludo

anarosamgv@gmail.com

BLANCO dijo...

Tranquila, los genios no mueren.

Manuel Márquez dijo...

Vaya tipo, todo un personaje, vaya que sí, compa Bruja Truca. No soy un gran entusiasta de las pelis de los hermanos Marx, me gustan, pero sin delirios; pero he de reconocer que el humor de este hombre es de lo más agudo que se haya podido disfrutar en toda la historia del faranduleo. Una gozada...

Un fuerte abrazo y buen día.

atikus dijo...

Adoro a los Marx, otro caso mas de por qué los oscars son injustos, sólo le dieron uno honorífico a Groucho ya de viejito.
En cuanto a este libro lo lei hace un montón, quizás 20 años, ya es hora de releerlo, este año me compre dos libros sobre él: Memorias de un amante sarnoso y una biografía deStefan Kanfer, los dos estan muy bien, evidentemente tengo unos cuantos con fofografías.

Me encanta Harpo, es mi preferido, en Skype en lugar de una foto mía tengo una suya con su careto sacando la lengua casi identica a la que tienes tú en el laterál, adoro ese espiritú anárquico.

En fin para mi siguen tremendamente vivos, y aunque pocas pelis quizás tengan un esquema lógico las veo cada cierto tiempo como medicina contra el tedio ;)

saludos ácratas