Gente Maja

miércoles, 5 de octubre de 2011

Desayuno con diamantes (Breakfast at Tiffany's) 1961



Gracias al blog Plumas de Caballo supe que este mes, y concretamente hoy día 5, se celebran los 50 años del estreno de Breakfast at Tiffany's y decidí retomar esta entrada que comencé a escribir hace ya varios meses pero que dejé solamente con un párrafo. Así pues, ¿qué mejor ocasión para escribir una entrada dedicada a esta película que para conmemorar el 50 aniversario de una las cintas más míticas del cine?


Y solo tengo una forma de empezar esta entrada y es haciendo una confesión: le debo esta entrada a Audrey Hepburn. En algunos comentarios de diversas entradas anteriores he dicho que este mito del cine no está entre mis actrices favoritas. Es cierto. Pero no con ello quiero decir que sea mala intérprete. Aunque también es cierto que como icono de modas me fascina (y en esta película aún más) quiero hacer esta entrada, la de su película más emblemática (y pese a que mis preferencias por otras actrices) para recalcar lo gran actriz que fue.





Holly Golightly (Audrey Hepburn) es una guapa, simpática y extravagante neoyorkina que lleva una vida llena de fiestas, saraos y por supuesto, hombres. Un día, se muda a su bloque de pisos un apuesto y guapo joven, Paul Varjak (George Peppard), escritor sin demasiado éxito, pero que mientras tanto vive de "prestar sus servicios" a una madura, atractiva y adinerada mujer (Patricia Neal). Sin embargo, entre ambos surge un flechazo casi al instante. Pero no lo tendrán fácil para acabar juntos, sobre todo cuando Holly conozca a un rico heredero brasileño (interpretado por el español José Luis de Villalonga).





La película está basada en la novela, o más bien un relato corto, de Truman Capote de mismo título, y del que pronto tanto Richard Shepherd como Martin Jurow compraron los derechos para llevarlo a la gran pantalla. El primer estudio al que se dirigieron fue Paramount Pictures, que enseguida dio luz verde. En esos momentos Audrey Hepburn estaba bajo contrato de ese estudio y los productores siempre la tuvieron en mente para interpretar el papel protagónico. En Paramount no estaban muy convencidos sobre si era oportuno o no que una dama angelical y dulce interpretara a una mujer a la que le daban 50 dólares por "ir al tocador"... Finalmente Audrey accedió a hacer el papel pero le puso una y mil pegas: para empezar, el personaje sería mucho más ingenuo y simpático que el del libro, cualquier atisbo de bisexualidad sería eliminado y nada de referencias explícitas a la prostitución. Esas fueron las principales exigencias de la actriz. Aunque a decir verdad, el director, Blake Edwards, tampoco quería la Holly del libro de Capote.

Pero, ¿estaba de acuerdo el autor del libro con los productores y el director? En principio no. Él quería a Marylin Monroe para el papel protagonista. Sencillo: pensaba que la rubia platino sí que interpretaría a la Holly del libro. Es más, cuando Capote se enteró de que la elegida había sido Audrey Hepburn dijo: "Paramount me ha traicionado en todos los sentidos."







Hablemos ahora del actor principal, George Peppard (que a pesar de estar muy bueno su presencia queda eclipsada por el destello de Audrey). Él también tenía un punto de ingenuidad que hacía que ambos formase una pareja de lo más angelical, casi divina. En un principio el director no lo vio adecuado, le caía bien, pero creía que no era apto para ese papel, y menos para dar la réplica a Audrey. Al final, lo contrató pues vio que hacían muy buena pareja. Y le vino de perlas, porque en cine poco más tiene que merezca la pena destacar (ni en TV tampoco, pues el Equipo A no podemos considerarlo como un producto de calidad...)

¿Y el resto del reparto?

Para el papel de la mujer madura querían a alguien con una sexualidad latente y con un fuerte carácter, y no hubo duda: Patricia Neal era la única opción.

Nos quedan el español José Luis de Villalonga, Buddy Ebsen y Mickey Rooney, el entrañable (y sufrido) vecino de Holly, y del que Blake Edwards confesó años más tarde que no hubiese deseado contratarlo, a pesar de la amistad, la admiración y el cariño que les unía, pero el director hubiese deseado contratar a un actor japonés.





"Oye aquí hay mucha gente, pero el director soy yo. Puede que no sea el mejor, pero es lo que hay", fue lo que le dijo un día Blake Edwards a Audrey Hepburn en pleno rodaje, pues a pesar de que ambos ensayaban las escenas por la noche, a la actriz le daba consejos todo el mundo y hacía caso de todos ellos menos de los del director. Desde entonces su actitud cambió, y confió en él en todo momento.

"Era fácil visualizar lo que hacía... era una dama espectacular", Blake Edwards sobre Audrey Hepburn.

El guión, adaptado por George Axelrod, fue del agrado del director y de todos los actores en todo momento. Y tanto él como el propio Blake Edwards fueron improvisando escenas sobre la marcha, concretamente la divertida fiesta que da Holly en su apartamento. Los extras confesaron años más tarde que sobre la marcha se les iba diciendo lo que tenía que hacer, los actores principales o bien obedecían órdenes o bien seguían el juego a los extras, por lo que la sensación de "desfase" es estupenda.




Retomemos el personaje de Mickey Rooney, personaje controvertido donde los haya, pues encarnaba todos los estereotipos que la sociedad norteamericana tenía de los asiáticos; e incluso a partir de la década de los 90, numerosos grupos de defensa de los Derechos Civiles han protestado una y otra vez por este personaje, considerando que nos es más que una caricatura con tintes racistas.

El propio actor confesó que, aunque se divirtió mucho encarando a este personaje, de saber que se habría ofendido tanta gente, jamás lo habría hecho.




Por una de las cosas que más destaca la película es por la maravillosa canción Moon river de Henri Mancini y aquí canta con mucha gracia Audrey Hepburn (aunque permitidme decir que prefiera la canción original). De hecho, de las cinco nominaciones (entre ellas Mejor actriz principal, Mejor dirección artística y Mejor guión adaptado)que obtuvo el film, los dos únicos en los que resultó vencedora fue en los de Mejor Banda Sonora (para una película no musical) y Mejor canción.

"Cuando vi la película por primera vez con público, estábamos en un pre-estreno y el director de la empresa dijo: 'Le diré algo: podemos deshacernos de esa canción. Por suerte, Audrey se levantó y dijo: 'Por encima de mi cadáver'", Blake Edwards.







Otro de los protagonistas de la película es sin duda alguna el gato, que por lo visto la famosa canción de Phoebe Buffay "Smelly cat" debió estar inspirada en él, porque según cuenta el director de la película el olor que desprendía el animal era insufrible, y ese hedor llegó a su punto álgido durante la famosa escena final, con la lluvia. "No entiendo como Audrey podía acercarse el animal a la nariz para abrazarlo", confesó el director.





"Audrey Hepburn tenía una belleza y una chispa que la hacían realmente encantadora, y parte de la magia de la película se debe a su protagonista y a que ya no se hacen películas como esta", una extra de la fiesta en el apartamento de Holly.




Hablemos ahora de una de las cosas que más brillan en esta película y que en mi opinión han ayudado a que Audrey Hepburn se convierta en un símbolo de sofisticación, elegancia y glamour: el vestuario. La actriz no se caracteriza por tener (lo siento por sus fans) un tipazo ni mucho menos, tiene pinta de muchachito, pero muy femenina, lo que supuso un contrapunto a actrices como Elizabeth Taylor, Grace Kelly, Ava Gardner, Rita Hayworth o Marylin Monroe, mujeres con una feminidad mucho más evidente. Es más, uno de los productores de Desayuno con diamantes la definió como "guapa, aunque sin una belleza evidente".

Aunque eso sí, Audrey estaba al tanto de lo que hacían en París los modistos franceses y conoció entonces a un joven diseñador que comenzaba a despuntar y del que ya no se separaría jamás: Hubert de Givenchy. Una anécdota muy conocida por todos, es esa en que la secretaria del diseñador le dijo "Miss Hepburn, le espera fuera" y él, muy decido, salió esperando encontrarse a Katharine Hepburn... y se encontró con una flacucha muchachita que no conocía y que le solicitaba unos vestidos. Givenchy, un poco decepcionado, le dijo que no disponía de tiempo para atenderla; "No le molestaré, quiero ver vestidos de la temporada pasada". Esos vestidos (tres en concreto) los luce en la película Sabrina

A partir de entonces, la actriz sólo confiaría en él, quien a su vez la convertiría en su musa.

"Esa ropa era mucho más que moda. Era una especie de armadura de amor. Algo que le permitía ir bien vestida" Sean Ferrer (hijo de Audrey); "Siempre me gusta decir que era un paquete de perfectas imperfecciones: se veía con un chichón en la nariz, muy delgada, unos pies enormes para su talla... pero creo que la auténtica definición de su belleza es saber que no eres perfecta ni especial" Sean Ferrer.

Mi defnición de la belleza de Audrey es simple: una chica muy mona con mucho ángel.

Siempre se compraba los zapatos medio número más grande del suyo, pues pensaba que así le durarían más, cosa que nunca imaginaríamos de un icono de modas, pero en ella se ve bien, porque la accesibilidad de su belleza (tipo vecina de al lado) es lo que atrae de ella. Era práctica, y esa practicidad es lo que ha hecho que su imagen funcione.

Por partes, la imagen de Audrey Hepburn fumando un cigarrillo en el palito ese largo es una de las más icónicas del s.XX y ese espectacular vestido negro que lleva al inicio de la película fue subastado en aproximadamente 950.000 dólares (siete veces por encima de su precio de salida).




Sin embargo, y aunque en sus películas la veamos llevar unas creaciones dignas de una diosa, lo que a ella más le gustaba era ir en vaqueros y un simple polo, y colores tipo beige, marrón, negro, azul, blanco... colores y formas sencillas (odiaba los estampados grandes). Un icono de la sencillez, pero a la vez icono de la fidelidad a un estilo.



Para el 150 aniversario de la firma, Tiffany&CO, pidió a la actriz que escribiera una carta en la que expresara sus sentimientos hacia la firma, como prefacio para un libro que se editaría sobre la compañía. Reza así:

"Querido Tiffany, algo bello es una alegría eterna, por eso el brillo de las obras de Tiffany's permanece inalterado. Durante 150 años tu nombre ha sido sinónimo de belleza, estilo, sofisticación, calidad y constancia. Nos has iluminado con tus joyas, iluminando nuestras casas con tus lámparas y nuestras mesas con tu plata, dando distinción a nuestras vidas... y sin duda me la diste a mi al invitarme a desayunar, ¿cuántos pueden decir que han tomado café y croissants en Tiffany's?

Feliz cumpleaños, querido T., con cariño pero también con envidia, porque tras 150 años no tienes arrugas, pero es que la clase no tiene edad.

Tu devota amiga, Audrey Heburn."





Hasta la próxima entrada corazones.

19 comentarios:

naná dijo...

has escogido una de mis películas favoritas...
sabes cuando holly dice que le gusta ir a tiffanys porque siente que allí nada malo puede ocurrir?... pues algo parecido me pasa a mí con esta peli... me la pongo cuando necesito magia... cuando necesito un final feliz con lluvia, beso y gato...
tararear el moonriver es una especie de mantra...
que me encanta la peli... y me ha encantado tu post...
una maravilla...
muchos besos!!!

pd. con tu permiso, voy a ver si le dedico una entrada a holly... que no sabía lo del cincuenta aniversario... y me acabo de dar cuenta de que no la tengo entre mis divas!!!

deWitt dijo...

Creo que en esta película es donde mejor se aprecia que la elegancia es algo que se tiene o no se tiene, y esto se ve, concretamente, en la escena en la que Audrey y George se conocen. Holly lleva una camisa masculina y se cambia para ir a Sing Sing. En 3 minutos vemos la tranformación: algo de maquillaje, vestido negro y pamela ¡voilá! Audrey Hepburn en estado puro.

Memorable la escena de la fiesta. Edwardas tenía una habilidad especial para reflejarlas.

Normal el cabreo de Capote.

Maravilloso el moon river y toda la banda sonora, sin excepción, con esos sonidos "dabadabada" con coros femeninos.

Siempre es un gustazo volver a Desayuno con diamantes.

Merecido homenaje y fantástica entrada!

Saludos

Manderly dijo...

Hay películas por las que no pasa el tiempo y personajes que son eternos, como Holly. Incluso a veces la popularidad de una escena supera a todo lo demás. Hay quienes no han visto la película -ellos se lo pierden- pero conocen a Holly -aunque tampoco sepan porqué.
Nadie como Audrey.
Muy buena entrada!
Un saludo.

Isabel Carreño dijo...

una de mis peliculas favoritas, no podria imaginarla con otra que no fuese Audrey :) gracias por la entrada!

Club dijo...

adoro a audrey.

el final te ha quedado un poco... como diria yo... anne igartiburu

Marcos Callau dijo...

Estupenda manera de recordar "Breakfast at Tiffany's" y de celebrar ese cincuena aniversario,. Los años no pasan por esta cinta totalmente atemporal. Yo creo que, aunque Audrey Hepburn realiza una "creación" con el personaje de Holly me gusta mucho más como actriz, por ejemplo, en "Sola en la oscuridad", en el papel de invidente. Además, Audrey tenía todo a su favor. Tenía cara con ángel, "gancho" y un poder de atracción innegable en su sonrisa o su mirada. De lo que tengo ganas es de leer el relato corto de Truman Capote. No sé si será fácil conseguirlo original. Saludos White Gold!

Bruja Truca dijo...

Naná ha dicho que se pone ésta película cuando necesita magia. Yo me pongo cualquier película de Audrey cuando necesito paz. No es coña, Audrey me transmite paz y tranquilidad. En Sola en la Oscuridad menos jajajaja pero en la mayoría de sus películas es como un valium, que no es que me aburra, es que me amansa.
En cuánto a la peli, un icono que será eterno merecidamente. Las condiciones que puso Audrey eran bastante mojigatas, pero ella era una mojigata y la queremos igual.

ANTONIO NAHUD JÚNIOR dijo...

Obra-prima! Excelente Patricia Neal!

O Falcão Maltês

Isabel dijo...

Adoro a Audrey, y me parece una gran actriz. Esta película me encanta por muchas cosas, en especial por ese toque melancólico que tiene, pero creo que la Hepburn tiene mejores interpretaciones, especialmente en Diario de una monja, Dos en la carretera o mi preferida, junto a Cary Grant, Charada. Preciosa entrada.
Un besito
Isabelnotebook

Saraiba dijo...

Me encanta esta peli, cuando tengo un día pocho, esta es mi opción. Tarrina de helado de chocolate y "Desayuno con diamantes" ¿ Hay algo mejor? Para mí no.

Audrey está fabulosa y aúnque la cinta cojee en alguno de sus aspectos...siempre me saca una sonrisa! UN BOSOTE!

LU dijo...

El jueves y con motivo del 20 aniversario de Días de Cine, Antonio Gasset (a quien adoro y que tanto se echa de memos en ese programa), citaba precisamente esta película como la que le inició en su fascinación por el cine. Recuerda haberla visto de forma compulsiva a diario en varias sesiones. Y destaca especialmente esa escena final bajo la lluvia con la memorable composición de Henri Mancini.

Gran película, en mi opinión. En cuanto a cánones de belleza, supongo que entra dentro de los gustos personales, pero desde luego esta mejer tiene tanto encanto y atractivo que la hacen realmente única.

Después de leer tu excelente entrada me han entrado unas ganas terribles de leer el relato de Capote.

Biquiños

White Gold dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios!!!

naná, el final de la peli es muy bonito, es más, creo que es el HAPPY END por excelencia, nada como eso beso bajo la lluvia para que te entres ganas de enamorarte.

El Moonriver es maravilloso, fíjate que no caí en lo bonito de la canción hasta que en un capítulo de Sexo en Nueva York la bailan Carrie y Mister Big, desde entonces la escucho muy a menudo, aunque prefiero a Mancini.
Muchas gracias!!!!!!!!!!

deWitt, coincido contigo el glamour de Audrey es algo innato, quizá porque como decía su hijo, no se tenía por alguien especial. Me hubiese gustado mucho ver a Marylin hacer de Holly, aunque solo hubiera sido una prueba de cámara, porque la cosa tiene su morbo.
Muchas gracias!!!!!!!!!!

Manderly, esta película siempre será un referencia para los cinéfilos y el público en general, porque hay clásicos y clásicos, y este es completamente atemporal.
Lo que dices que hay gente que no ha visto la peli pero que conoce a Holly, creo que en ciertas ocasiones se convierte en una desventaja, pues Holly (y por extensión Audrey) ha visto su imagen como un tanto trasnochada, es decir, hoy podemos ver a cualquier choni que no tiene ni idea de la peli y que jamás ha visto ni una sola peli de Audrey llevando camistas con la cara de la Hepburn... lo mismo pasa con Marilyn. pero como muy bien dices ell@s se lo pierden!!!!!
Gracias!!!!!!!!!!!!!!

Isabel Carreño, con las películas tan tan famosas, y con estrellas tan tan rutilantes como Audrey Hepburn, pasa eso, que es imposible imaginarse a otra que no sea ella. Gracias a ti por leerla y comentar!!!!!!!!!

Club, así es como acabo todas mis entradas, esa es la gracia. un día contaré como se me ocurrió eso y mi nick. gracias!!!!!!!!!!!!!!!!!

Marcos Callau, muchas gracias, coincido contigo en que es atemporal y siempre será referencia en cinéfila.
Audrey no es mi actriz favorita y desayuno con diamantes tampoco está entre mis favoritas, pero creo que el "ángel" que transmite Audrey Hepburn es innegable. Sola en la oscuridad creo que es su mejor papel, ahí se ganó mi respeto como actriz. Muchas gracias!!!!!!!!!!!

White Gold dijo...

Bruja Truca, con esa cara tan dulce y esos personajes tan entrañables no me extraña que te transmita paz.
oye, recuerdas lo que me comentaste de las fotos? en mi portátil se ven bien todas, sin embargo en el de mesa no... cosa rara, no?

Con todos los mensajes que estáis escribiendo de cariño y admiración hacia ella vais a hacer que me vea todas sus pelis de nuevo para cambiar mi percepción sobre ella!!!!!!!!!! Muchas gracias!!!!!

ANTONIO NAHUD JUNIOR, Patricia Neal está bárbara!!! sin duda, una gran interpretación. Gracias!!!!!!!!

Isabel, coincido en que tiene mejores interpretaciones, las que mencionas son un gran ejemplo (excepto Dos en la carretera, que tendré que revisarla, porque no me gustó mucho) y la que a mi más me gusta: Sola en la oscuridad. Como digo en la entrada, no es de mis actrices favoritos, pero no seré yo quien le niego su estatus de Grande del Cine.
Muchas gracias!!!!!!!!!!!

Saraiba, la peli tiene magia, encanto... no sé, no es de mis pelis favoritas, pero si es una peli que vería muy a menudo... y si es acompañada de helado de chocolate, ¿quién puede decir no a Desayuno con diamantes? jejeje!!! Muchas gracias y un beso a ti también!!!!!!

LU, yo también vi ese programa!!!!! es cierto que se le echa de menos, es uno de los mejores expertos en cine que habrá siempre.
Audrey sin ser un bellezón siempre será referencia en ese sentido, pues transmite naturalidad y sencillez.
Habrá que hacerse con el relato!!! Muchas gracias y besos a ti también!!!!!!!

Susan lenox dijo...

Menos mal, que no fue Marilyn la eleguida para el papel, porque no le iba nada.
Audrey y Givenchy juntos para flipar, es de mis pelis favoritas,
sólo te dié que la he visto unas cuentas veces y nunca me canso.
Lo que ocurre que si hubien sido fieles a la maravillosa NOVELA de Truman Capote, el papel que interpreta George Peppard es homosexual, pero claro esto Made in Hollywood no lo tolera... hubierá sido mucho más bonito y atentico.

un abrazo.

White Gold dijo...

Susan Lenox, no he leído el libro de Capote, y tampoco sabía que el personaje de peppard en realidad es homosexual, la verdad es que me dan ganas de ir mañana a una librería y comprármelo, porque tiene buena pinta, además de poder compararlo con la peli.

Lo de marilyn, no sé, creo que tiene su morbo verla interpretar a Holly, pero es muy difícil imaginarse a alguien que no se Audrey hacer ese papel.
Gracias y un abrazo a ti también!!!!!!

David C. dijo...

Ya escribi mi post sobre la película, en la noche lo publico. La película sencillamente me gusto y Hepburn me hechizo.

White Gold dijo...

David C., pues me paso ahora a leearla. gracias!!!

Miquel dijo...

Audrey no solo fue una de las mejores actrices de la historia, sino que fue una de las damas más elegantes y dignas del cine. Investigar su biografia es todo un placer que a uno le hace recuperar un poco la confianza en la condición humana. No se puede decir lo mismo de George Peppard, que no estuvo a la altura, y fue una de las pocas personas con quien no se llevó del todo bien la gran Audrey. Peor para él.

cure705 dijo...

Que puedo decir no dejo de ver esta película y cada vez que la veo gozo con el talento, la clase, la elegancia y el encanto de Audrey, esto me llevo a revisar su biografía y me di cuenta de todo lo que había sufrido y como estaba de agradecida de la ayuda que le dio la UNICEF cuando pequeña, comprometiéndose no solo de palabra a mostrar al mundo lo que se sufría en distintas partes de este(Turquia, Somalia, Mexico, etc.) quedé asombrado por su humanidad sin limites..... me di cuenta que DIOS nos presto un ángel por un tiempo.