Gente Maja

martes, 11 de mayo de 2010

Una cara con ángel (Funny Face)


A veces empiezas a ver una pelicula que sabes que no es el tipo de pelicula que va contigo. Pero a veces es fin de semana y estás en casa con fiebre (ya estoy bien) y te da por ahí y entonces pones un musical sabiendo que posiblemente será ñoño hasta la náusea y te saldrá chantillí de las orejas. Pero lo pones, y de repente te preguntas si eres una ñoña y no te habías enterao o si es la fiebre. No fue ninguna de las dos cosas, el motivo de que me encantase ésta pelicula que no tiene ni pies ni cabeza es una criatura que si tiene pies y cabeza y que supo moverlos muy bien, Audrey Hepburn que, maldita sea, un cachorro abandonado mirándote con ojos llorosos es un monstruo a su lado.


Una cara con ángel (Funny Face, 1957) dirigida por Stanley Donen podría calificarse como una versión libre del cuento de la Cenicienta. Sólo que ésta Cenicienta en vez de trabajar para su madrastra era librera y en vez de convertirse en princesa se convirtió en modelo.

Sólo es preciso ver los primeros cinco minutos de la pelicula con la canción Think Pink para darte cuenta de que Una cara con ángel es una pelicula llena de encantadora ingenuidad.

Stanley Donen, que había sido el artífice de musicales como Cantando bajo la lluvia o Siete novias para siete hermanos fue el elegido para llevar adelante este proyecto cuya producción no sería nada fácil y a punto estuvo de no rodarse por una guerra de derechos entre MGM, (Metro-Goldwyn-Mayer) la Paramount y la Warner.

En 1951, Leonard Guershe había terminado el libreto para un musical de Broadway llamado Wedding Day con canciones de Odgen Nash y música de Vernon Duke. Esta obra nunca llegó a producirse y Gershe acabó vendiendole los derechos a la MGM.
En la MGM trabajaba el compositor y productor Roger Edens, con el que Gershe decidió sustituir las canciones de Nash y Duke por las de Ira y George Gershwin.
Así que la mezcla fue la siguiente, cogieron la historia de Wedding Day, obra de Gershe , la música de Ira y George Gershwin y el titulo de una obra musical de Broadway, Funny Face, que habían protagonizado Fred Astaire y su hermana Adele (Funny face era el apodo de Adele)
Así que entre los tres se propusieron convertir Wedding Day en un producto MGM.

El producto no era ni más ni menos que la historia de un fotógrafo, Dick Avery (Fred Astaire) que trabaja para la revista Quality, a cuya directora interpretó Kay Thompson, y que busca una modelo con cierto aire de intelectualidad. Para que la modelo tenga ese aire de intelectualidad se le ocurre hacer la sesión de fotos en una libreria (¿?) cuya librera es Jo Stockton (Audrey Hepburn). Dick se da cuenta de que aquella librera timida que no para de hablar del empaticalismo tiene todas las cualidades que él desea para una modelo, así que se propone convertirla en la mejor modelo de París.


Para elegir al actor y actriz principales también idearon una retorcida táctica. Sabían que Fred Astaire quería trabajar con Audrey Hepburn y viceversa; así que al ofrecerle el proyecto a ambos le dijeron a Audrey Hepburn que ya tenían a Fred Astaire y viceversa otra vez. Lo cual en ninguno de los dos casos era verdad. Pero salió bien y ambos aceptaron.
De hecho, Audrey aceptó incluso cuando su consejero le dijo que no lo hiciera porque el guión era malísimo. Entonces comenzaron las complicaciones; por un lado, Audrey tenía un contrato con la Paramount que no estaba dispuesta a cederla a la Metro, y por otro, los derechos de la banda sonora de Gershwin eran propiedad de Warner Bros.
Tras delicadas negociaciones, Warner vendió los derechos a MGM a cambio de una buena suma de dinero y MGM formó un lote con Edens, Gershe, Donen, Astaire y Hepburn y vendió el proyecto a la Paramount. Además de mucho dinero, la MGM consiguió los derechos para que Audrey actuara en una de sus peliculas en un plazo de tres años.


Aunque tanto Fred como Audrey estaban deseando trabajar juntos y Audrey se esforzó desde el primer dia y trabajó el doble para complacer a Fred en las escenas de baile, con el tiempo a Fred le molestó el cariño que Audrey despertó entre el director, los demás actores y el equipo técnico. Creía que el equipo la complacería más a ella que a él, porque según sus palabras, "Audrey era una dama que se salía con la suya".


El director Stanley Donen bailando con su actriz principal durante el rodaje.

Lo cierto es que la única disputa que Donen y Hepburn mantuvieron en el rodaje fue por los calcetines blancos que Audrey luce durante su baile en solitario, con la misma ropa con la que aparece en la foto anterior.
Audrey decía que sería mejor llevar unas zapatillas de ballet negras sin calcetines pues los calcetines le cortarían la linea de los pies y Donen argumentaba que si no llevaba calcetines se fundiría con el fondo y los movimientos carecerían de definición.
Al final Audrey hizo lo que el director decía y tras ver las primeras tomas le escribió una nota a Donen que decía: "Tenías razón sobre los calcetines. Besos, Audrey."


En cuanto a Fred, a los celos profesionales se le unieron la preocupación de si la historia entre Dick (Fred) y Jo (Audrey) sería creíble debido a la diferencia de edad entre ambos (Audrey tenía 27 años y Fred 57) aunque no era la primera vez que el compañero sentimental de Audrey en la pantalla era un tipo que podría ser su padre (Bogart, Fonda, Aister y más adelante Gary Cooper y Cary Grant)

Por estos motivos, Astaire pagó sus frustraciones y preocupaciones con Audrey y en más de una ocasión le gritaba "¿Pero qué estás haciendo?" Según Kay Thompson: "Fred se mostraba impaciente y quería hacerse el importante ante Audrey."
Una noche después de gritarle varias veces "¿Pero qué estás haciendo?" y repetir la misma toma hasta la saciedad, (aunque Donen la daba por buena) Audrey le confesó a Kay que trabajar con Astaire resultaba "un poco estresante" pero nunca lo dijo publicamente.

Y no sólo se mostraba desagradable con Audrey, también con Stanley Donen. Por las mañanas cuando el equipo se reunía a tomar el café para empezar a rodar, Fred se presentaba ante Donen malhumorado y espetaba "¿Qué quieres que haga hoy?" o "¿Qué hace ese por aquí?"

Audrey y Fred durante los ensayos que duraron dos meses.


No entiendo de ballet pero creo que Audrey estuvo totalmente a la altura. No en vano, tenía una sólida formación como bailarina. Desde 1939 a 1945 estudió piano y ballet en un conservatorio de Arnhem y más tarde estudio danza en Ámsterdam y en Londres con la profesora de Vaslav Nijinski. Según uno de sus profesores: «Era una estudiante maravillosa, si hubiera seguido, podría haberse convertido en una bailarina excepcional».
Pero el dinero escaseaba en su casa, y las actrices estaban mejor pagadas.

¿Porqué sería que Fred sentía celos de Audrey?

Fred haciendo de mesa para que Audrey firmase autógrafos.

No tengo ni idea de que le pasaría al pobre Fred. Y después de esta absoluta maldad, volvamos a la pelicula.

Es cierto que no es muy creible la pareja entre Dick y Jo pero es un cuento y en los cuentos todo puede pasar y, como en los cuentos, no hay ni un atisbo de deseo sexual por ninguna parte. De hecho, parece un amor totalmente espiritual.

Audrey y Fred durante un descanso

Fred Astaire resulta simpático y Audrey Hepburn resulta la criatura más adorable del mundo. Su anterior papel había sido junto a Henry Fonda y Mel Ferrer, su marido, en Guerra y Paz y, aunque estaba agotada cuando se enteró de que el papel requería cantar y, sobre todo, bailar, aceptó sin dudarlo. Y lo de cantar no lo hizo mal. Según dijo su compañera de reparto Kay Thompson: "Audrey era muy seria. La pobre estaba haciendo algo grandioso a toda prisa. Por suerte, las canciones era perfectas para ella."


Aquí os dejo la escena del baile en soliario de Audrey en el club parisino.



Según un biografo de Audrey Hepburn, en una definición que para mi es perfecta, la pelicula era "tanto una sátira como una defensa de la alta costura, una burla del existencialismo de estar por casa de los años cincuenta y un homenaje al genio de la fotografía, Richard Avedon."

La fotografía colorista es una verdadera gozada. No me interesa nada la moda, pero los vestidos (que fueron diseñados por Givenchy) están fotografiados de tal manera que el color te hipnotiza. La fotografía del vestido verde se me ha quedado grabada en la retina. O la escena de la fotografía con los globos de colores que, por cierto, fue grabada en un día de lluvia, ya que en aquellos dias que tenían preparados para grabar en exteriores no dejó de llover en París.

Pero a pesar de los dias de lluvia, se ofrece un bonito recorrido por los lugares más míticos de París, como la torre Eiffel, la Plaza de la Concordia o Montmartre.

Kay Thompson, Fred Astaire y Audrey Hepburn cantand "Bonjour, París" desde la torre Eiffel.

En cuanto a las canciones que integran la historia tienen diversas variantes: ñoñas-graciosas, ñoñas-tristes, ñoñas-alegres, ñoñas-románticas.

Os dejo el video de la canción principal, Funny Face, que es encantadoramente ñoña.



Os ánimo a verla, y a los que la hayan visto a que opinen que le parece aunque después digais por ahí que no veis ese tipo de peliculas románticonas. Quedará en este blog.

Un saludo y hasta la próxima.

12 comentarios:

Vivian dijo...

Me ha encantado esta entrada, y sobretodo, descubrir que ésta es una de esas películas que consigue rendir al espectador, desde el poco dado a ver musicales hasta al escéptico en comedias románticas.

La comparación del cachorro me ha parecido genial, y es que, Audrey era así.

Yo me confieso una enamorada de los musicales y Audrey es mi actriz favorita, con lo cual podrás deducir que a mí la película me encanta.
Desconocía el detalle que comentas sobre el rodaje y el comportamiento de Astaire, algo parecido le pasó a Bogart en el rodaje de “Sabrina”, y es que el carácter adorable de Audrey y el cariño que despertaba en los que trataban con ella, al parecer, también despertaba “celillos” en los egos de las estrellas consagradas ;)

Sobre Givenchy, era amigo personal de Audrey, y no es esta la única película para la que le diseñó el vestuario, claro que, si yo fuera diseñadora de moda también estaría encantada de que ella hubiera lucido mis vestidos…

En fin, una entrada interesantísima, y una alegría descubrir que, no siendo el tipo de cine que más te atrae, te gustó la película.

Saludos

David dijo...

Yo no sólo veo este tipo de películas romanticonas. En realidad las adoro. Y la pena es que esta aún no la he visto!!!
El año pasado fui a comprarla en dos ocasiones y se la habían llevado. Y como ésta no quiero bajármela, pues me puse a esperar... el tiempo ha ido pasando y me había olvidado de ella. El otro día puso mi hija la de Desfile de Pascua (así que de Fred estamos surtidos, pero esa me falta).
No sabía que Fred anduviera tan "malhumorado" durante el rodaje.
Lo cierto es que en alguna entrevista he leído que Stanley adoraba a Fred, Audrey y a Cary Grant, así que esta película debió ser genial.
Tengo un amigo que me pone "mal" la peli y dice que no es tan buena porque se mete con los "existencialistas" y los "intelectuales" y vende que lo que vale es otra cosa y que es un poco lo que tú dices, ñoña, un cuentito... pero como sabe que tengo ganas de verla, pues no insiste mucho.

Estupenda reseña (nada ñoña), Bruja.Y las fotos son fantásticas. Me ha gustado mucho leerla y me alegro de que ya estés mejor.

David dijo...

Ya sé que Cary no sale en la peli, pero vamos, que Stanley pensaba que esos tres eran más o menos la perfección cinematográfica (la de Audrey y Cary sí la he visto.. me gustó).
Un saludo.

troyana dijo...

Bruja Truca,
me gusta que una vez más nos desveles los entresijos de los rodajes.No soy devota de los musicales,pero sí de Audrey Herpburn y también,para qué negarlo,de algunas comedias románticas.Descuida,que si la veo,pasaré por aquí para comentarla.
bss

Fiebre dijo...

Me paso a menudo por aquí como una bala, guardo la entrada tuya en pendientes (tengo cinco), para el día que tranquilamente pueda empaparme de tus conocimientos de cine antiguo.

Pero hoy, ante Audrey que me encanta, no puedo por menos que decirte que aunque no nos veas estamos aquí. Y que tu trabajo en cada entrada es un encaje de bolillos sublime.

Y te lo digo de corazón. Bueno, todo lo que digo es de corazón, que soy un poco bruteja.

Irene dijo...

No voy a hablar de la peli porque no la he visto pero una cosa que he aprendido con el tiempo es a darle una oportunidad a lo que sea, porque puede que no te vaya mucho un género, una temática o un actor o director determinado pero aún así hay que darle una oportunidad a todo, porque a veces te llevas gratas sorpresas (otra veces no, y tus temores se confirman, pero ese es un riesgo que hay que correr).
De todos modos Audrey es una de esas actrices que no importa en qué película salga, que sólo por verla a ella ya valdrá un mínimo la pena.

ethan dijo...

Me encanta la peli, y sí soy de los que ve ese tipo de pelis (realmente todo tipo de pelis) y más si está Audrey. Tienes razón en que no pega nada la pareja Astaire-Hepburn, pero eso es lo de menos...
Saludos!

♥ Ana ♥ dijo...

Pues estoy de acuerdo con Fiebre, me alucina todo el trabajo que haces para ilustrar cada película.
Me gustan mucho las películas de Audrey porque me parece una actriz diferente a las demás. Pero no soporto a Fred Astaire :( ni los musicales en general, esta peli la he tenido muchas veces grabada y al final nunca la veo.

Muchos besos

Bruja Truca dijo...

Esa es la palabra exacta que tendría que haber puesto, Vivian, "rendir". Sin duda me tuve que tragar mis prejuicios ante los musicales y las comedias románticas. Y, en este caso, lo hago con sumo gusto y lo reconozco.
Audrey despertaba muchos celos pero el comportamiento de Astaire me parece muy poco profesional y ella, un encanto, como siempre.
Gracias, me alegro que te haya gustado la entrada. Un saludo.

Yo no soy mucho de musicales, David, las peliculas románticonas las puedo ver, pero esta es más como eso, un cuento. Te recomiendo que vayas a por ella, a ver si ya la tienen. Yo la tenía desde hace años, venía en un pack de peliculas de Audrey que me regalaron, pero nunca me había llamado. Y ahora creo que será una de esas que no me importaría nada volver a ver.
Yo no creo que se meta con los intelectuales, pero la verdad si lo hace, no es tan grave la crítica jajaja.
En cuanto a Hepburn/Astaire/Grant, me quedo con Hepburn y Grant. Esta ha sido la primera pelicula de Astaire que veo, pero es comprensible teniendo en cuenta que no me llaman demasiado los musicales.
Un saludo y gracias por el detalle de alegrarte que de que esté mejor :)

Troyana, espera a tener fiebre para verla...jajaj es broma. Anímate, una vez que pasas la vergüenza ajena de la primera canción, es una gozada.
Besos.

Fiebre, muchas gracias. Me alegro que te haya gustado la entrada. A veces creo que me paso contando detalles, pero no puedo remediarlo, disfruto mucho escribiendo estas cosillas. Gracias, de verdad. Yo también me paso siempre por tu blog.
Un saludo.

Pues si Irene, y creo que en poco tiempo he experimentado el creer que una pelicula no me iba a gustar nada y encantarme y el estar deseando ver una pelicula y decepcionarme. Así que a partir de ahora, nada de prejuicios.
Un saludo.

Pues si Ethan, eso es lo de menos. Los dos están muy bien, fuera creíble o no la pareja que hicieran.
Saludos.

Gracias Ana. Fred Astaire tenía pinta de ser un poco pedante, pero Audrey me llamaba a darle una oportunidad a la peli. Es una opción que puedes coger un dia de domingo, si no te gusta, pues fuera.
Muchos besos.

Gracias a todos =)

almalaire dijo...

Hola Bruja Tuca, descubrí el blog ayer, casi por casualidad y me encanta. Felicidades.

No me gustan los musicales y si vi este fue por "ella", claro. Creo que nunca ha habido otra actriz que despierte tanta adoración igualmente entre hombres y mujeres... Astaire siempre me ha caído gordo.

Un saludo

Bruja Truca dijo...

Gracias almalaire. Un gusto tenerte por aquí después de ver tu blog.
La verdad es que sí, sólo merece la pena verlo por ella, que ya es algo ;)

Un saludo.

troyana dijo...

Bruja Truca,
estoy teniendo dificultades para acceder a tus últimas entradas,tienes idea por qué??
bss